Flor de primavera, fruto de otoño - Mercado de Tolosa

Flor de primavera, fruto de otoño

#Azoka lagunak #Baserria #Huerta
Recién entrados en Mayo, podemos observar los verdes pastos y los árboles en flor de nuestro entorno. Ejemplo de esto último son los múltiples manzanos que podemos encontrar en Tolosaldea. Para el artículo de hoy, hemos tenido la oportunidad de visitar el caserío Eceizabarrena de Tolosa, donde hemos podido ver desde cerca cómo florecen los manzanos y además nos han contado un par de curiosidades sobre ellos.

Al son de las cálidas temperaturas primaverales, los manzanos comenzaron a florecer hace ya un par de semanas. Nuestra comarca cuenta con un clima especialmente idóneo para que esto ocurra, ya que a unas temperaturas templadas (que no demasiado calientes) se les unen una humedad relativamente alta y el frescor nocturno. Esto último es especialmente importante, ya que favorece el florecimiento de los manzanos y ayuda a que esas flores crezcan más fuertes.

El manzano tiene una hermosa flor, que puede ser blanca o rosada y florece antes o después dependiendo del tipo de manzano.

Se trata de un gran espectáculo natural que se repite cada año, y que es digno de ver, ya que ofrece una preciosa estampa florida de nuestro pueblo, rodeado de múltiples manzanos.

Y es que este espectacular florecimiento dará en unos meses paso a una gran producción de manzanas. Al terminar dentro de poco la época de florecimiento, esas flores dejarán al descubierto lo que en nuestra zona se conoce como la “pipitta”, que no es más que la futura manzana, aún inmadura, que crecerá durante los meses de verano para ser recogida hacia septiembre-octubre.

Sabido es además que los manzanos son árboles veceros, por lo que esta estampa con los manzanos floreciendo en su máximo esplendor se produce cada dos o tres años. 

Seguro que alguno de vosotros se preguntará qué implica la vecería en los árboles. Un árbol vecero es aquel que ofrece una cosecha desigual cada dos o tres años. 

¿Y por qué ocurre esto?

La principal razón para la veceridad de los manzanos es su gran capacidad de producción. Como podéis ver en la imágenes, los manzanos están repletos de flores este año, pues los árboles se encuentran fuertes y son capaces de producir una gran cantidad de manzanas. El proceso de crecimiento de las manzanas se produce en el marco del equilibrio entre el carbono y el nitrógeno, lo que afecta mucho a las hormonas de la planta. Si en un año el manzano toma mucha pepita de manzana, algunas de estas hormonas le dificultan la creación de los ojos florales del año siguiente. Debido a esta gran capacidad de producción, es normal que muchas de las ramas se partan por el peso, y aunque eso no ocurra, el esfuerzo por ofrecer tal producción pasa factura a los árboles, que se debilitan y pierden fuerza para la próxima cosecha el año que viene.

Se trata de un proceso que se repite cíclicamente, pero no hay de qué preocuparse, ya que este proceso natural de los manzanos se puede controlar mediante la poda.

Y es que, como bien dice el dicho:

“Si el manzano tiene 3 manzanas para San Juan, este año habrá mucha manzana”