¿Cómo crecen los hongos? - Mercado de Tolosa

¿Cómo crecen los hongos?

#Azoka lagunak #Productos
Gure inguruko basoetan aurki ditzakegu, baina ba al dakizu nola hazten diren onddoak?

¿Dónde crecen?

El hongo nace inicialmente bajo tierra, normalmente en zonas húmedas entre hojas, madera u otras fuentes de alimento, y toma la forma de una red de hilos blancos. A esta red la llamamos “Micelio”.

Si las condiciones son buenas (especialmente humedad y la temperatura, aunque también es importante la presencia de fuentes de alimentos como la madera o las hojas), surgirán de ese micelio pequeños retoños que buscarán la luz diurna. Esos pequeños retoños son lo que comúnmente llamamos setas.

Estas setas crecerán al principio en forma de pequeñas bolas, que suelen ser de color blanco normalmente, y a medida que vayan creciendo, irán adquiriendo la forma de un paraguas.

¿Cómo se reproducen?

Los hongos se reproducen de forma muy parecida a las plantas. Cuando salen a la superficie y toman forma de paraguas, liberan millones de pequeñas esporas. El viento esparce estas esporas y en caso de acabar en alguna superficie con las condiciones adecuadas, comenzarán a producir otro hongo. Por tanto, podemos decir que una seta no sólo es fruto de un hongo que crece bajo tierra, sino que también es su órgano de reproducción.

¿Cómo crecen?

Si observamos la red que forma el hongo, podremos ver que tiene muy poca solidez. ¿Cómo es posible que, con un cuerpo tan disperso, sea capaz de producir tantas setas en tan poco tiempo? La respuesta es más simple de lo que se cree.

A diferencia de los animales o plantas, la seta no crece por división celular. Es decir, no necesita crear más células para crecer, y de esta manera ahorra energía y tiempo.

La seta crece mediante la ampliación de sus células, es decir, haciendo crecer las células que tiene en lugar de crear nuevas células. Estas células crecen absorbiendo una gran cantidad de agua. De esta forma, una seta puede llegar a pesar más de medio kilo en unas pocas horas, y también es la razón por la que disminuyen tanto su tamaño al cocinarse, pues pierden mucha de esa agua que tienen en su interior.