Guisantes lágrima, el caviar verde de nuestras huertas - Tolosako Azoka

Guisantes lágrima, el caviar verde de nuestras huertas

#Azoka lagunak
Tan frescos como verdes, los guisantes son uno de los productos más exclusivos y preciados que crecen en nuestras huertas. Hemos visitado la huerta de Nestor Errasti, agricultor que viene cada sábado al Mercado de Tolosa y que nos ha mostrado cómo los cultiva en su huerta de Lezo.

De grano pequeño y verde, durante los primeros meses del año es el rey en las huertas de nuestro entorno. La semana pasada el productor Néstor Errasti llevó los primeros guisantes de la temporada del año al Mercado de Tolosa y nos ha contado que se vendieron enseguida. Y es que además de ser un alimento lleno de propiedades beneficiosas para nuestra salud, es un alimento ideal para completar todo tipo de platos, incluso para comerlos como acompañamiento.

Nestor también nos ha contado que la planta de guisante se cultiva a finales de octubre o principios de noviembre, y que al ser una planta trepadora, al estilo de la alubia de Tolosa, le hace falta un mimo especial para crecer en la dirección indicada.

El guisante se empieza a recoger a mediados de febrero, hasta mediados de marzo. Se trata de un proceso laborioso, ya que hay que recoger las vainas de guisante una a una para recoger sólo aquellas que están en el punto óptimo de maduración. Se sigue desgranando de forma artesanal, ya que la finura del producto -formado en gran parte por agua-, impide su elaboración de forma mecanizada.

Una curiosidad, ¿sabíais que a medida que se recogen las vainas de guisante, la planta de guisante tiende a dar más?

Hay una gran variedad en los guisantes: de vaina grande, media o pequeña, tempraneros o tardíos, de grano pequeño o de grano grande…

Planta, flor y vaina del guisante

Los Guisantes Lágrima, los más especiales

Apodados como el oro o caviar de la huerta, los guisantes lágrima deben su nombre a su particular forma de gota, aunque también hay quien dice que se debe a la reacción que tiene uno al oír su precio. Bromas aparte, son uno de los mayores manjares que se cultivan en nuestra tierras, y su precio está más que justificado al analizar el trabajo que conlleva llevarlos al plato.

Partiendo de la base de que se trata de un producto de altísima calidad, que se siembra, cuida, recolecta y desgrana a mano, uno comienza a comprender el porqué de esa altísima valoración. 

Cada vaina contiene en su interior una media de 6 a 9 guisantes lágrima, y se calcula que por cada kilo de vainas se consiguen unos 60-70 gramos de guisantes lágrima. Así, para conseguir un kilo se calcula que se necesitan una media aproximada de 12.000 guisantes lágrima.

Se trata de una legumbre muy especial a la hora de consumir, ya que al contener una gran cantidad de agua, provoca la sensación de que explota en la boca. Debe de serlo, pues desde hace muchos años se las disputan los más reputados restaurantes internacionales.A nosotros, esta visita a la huerta de Nestor nos ha dejado con la boca agua 🤤 , y vosotros, ¿Cómo cocináis los guisantes? / ¿Habéis probado los guisantes lágrima alguna vez? ¡Contádnoslo!